Introducción a la conceptualización

Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista

El presente documento expone las bases teóricas y características esenciales del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista, que resultará del proceso de actualización, en lo adelante “Modelo”. (2)

Está redactado de modo general en tiempo presente, con el propósito de conceptualizar el futuro deseado, una vez actualizado el Modelo. (3)

La propuesta da cumplimiento a una de las funciones de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo, y se corresponde con un acuerdo de la Primera Conferencia Nacional del PCC. (4)

En la conceptualización del Modelo se exponen de forma sintética las pautas esenciales en que se sustentan las principales relaciones económicas y sociales de la construcción de nuestro socialismo en esta etapa, su estructuración y finalidades estratégicas. (5)

Su objetivo esencial es explicar y fundamentar con claridad y rigor las características principales del Modelo, para contribuir a su mejor comprensión y servir de guía conceptual para su actualización. (6)

Forma parte de sus basamentos esenciales el concepto de Revolución, que el compañero Fidel resumiera en admirable síntesis el 1ro de mayo del año 2000: (7)

Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional; es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio; es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo; es luchar con audacia, inteligencia y realismo; es no mentir jamás ni violar principios éticos; es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas. Revolución es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo, que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo.

La sociedad cubana se encuentra en el proceso histórico de construcción del socialismo, como alternativa viable para superar el capitalismo y, con ello, contribuir modestamente a la supervivencia de la Humanidad. (8)

La experiencia ha demostrado que este constituye un prolongado período histórico de profundas transformaciones, en el que son determinantes una certera conducción y la participación activa del pueblo, con el objetivo de avanzar hacia una sociedad superior. (9)

El Modelo se corresponde con las condiciones de la etapa actual de este proceso en Cuba, en que resulta imprescindible que la propiedad socialista de todo el pueblo se consolide como la principal, coexistiendo con otras formas, en función de avanzar hacia una sociedad socialista, próspera y sostenible. (10)

Con objetivos y rasgos esenciales comunes, la construcción del socialismo posee características propias en cada país y región del mundo, dadas sus peculiaridades políticas, económicas, sociales, culturales e históricas, así como las condiciones internacionales en que tiene lugar. (11)

La actualización del Modelo parte, esencialmente, de las experiencias del proceso revolucionario cubano y se ajusta a las nuevas condiciones internas y el contexto internacional contemporáneo. (12)

Asimismo, se toman en cuenta experiencias de otros procesos de desarrollo económico y social en diferentes países, considerando las particularidades de las condiciones y contextos en que han tenido lugar. (13)

Con el triunfo de la Revolución el pueblo cubano inició el pleno ejercicio de su soberanía. En muy breve plazo se puso de manifiesto la histórica pretensión imperialista de los EEUU de dominar nuestro país, incrementándose su agresividad con el apoyo de la dependiente oligarquía burgués-latifundista a su servicio. (14)

Bajo estas condiciones el Gobierno Revolucionario emprendió los procesos de nacionalización, que unidos a otras medidas, dieron lugar al sector económico de propiedad socialista de todo el pueblo, factor decisivo en la transformación de la estructura socioeconómica capitalista neocolonial. (15)

En todos estos años, la construcción del socialismo en Cuba se enfrentó a disímiles agresiones y dificultades, teniendo que destinar cuantiosos recursos materiales y humanos a la defensa y seguridad nacionales. (16)

La permanente hostilidad hacia Cuba —en especial el genocida bloqueo— ha impedido durante más de medio siglo el acceso a servicios y productos vitales, incluidas medicinas, financiamientos y resultados del progreso científico-tecnológico, indispensables para el desarrollo, causando grandes daños a la economía y al pueblo. (17)

No obstante, Cuba, país pequeño, subdesarrollado y desprovisto de recursos naturales significativos, ha logrado alcanzar importantes conquistas sociales y económicas, donde estuvo presente el apoyo solidario de la extinta URSS y otros países. (18)

La Revolución ha forjado elevados valores y principios éticos, como la firme actitud solidaria del pueblo, puesta de manifiesto en múltiples misiones internacionalistas en diferentes esferas y regiones del mundo, compartiendo lo que tiene y no lo que le sobra. (19)

La abrupta desintegración del campo socialista europeo y la URSS, a partir de los finales de la década de los años ochenta del pasado siglo, impactó de modo muy severo en diferentes ámbitos, especialmente en el económico y social, así como en el nivel de vida, al provocar la caída de más de una tercera parte de la actividad económica del país. (20)

A ello se sumó el impulso del neoliberalismo y la hegemonía de los EEUU a escala global, que además recrudeció el bloqueo contra Cuba. (21)

Se inició el Período Especial en Tiempo de Paz, etapa difícil, de heroica resistencia cotidiana y adecuación a las nuevas condiciones, en que los esfuerzos se concentraron en resistir y reorientar la economía al nuevo escenario, sin renunciar a los principios y conquistas fundamentales del socialismo. (22)

Entre otras medidas, en materia monetaria y cambiaria, fue necesario adoptar importantes decisiones, como la legalización de la tenencia y circulación de divisas y la posterior conformación de un sistema de dualidad monetaria (CUP y CUC), y cambiaria, con un tipo de cambio para las relaciones entre las entidades y otro para la población. (23)

El enfrentamiento durante tantos años a las dificultades ha sido posible, principalmente, gracias a la unidad y resistencia del pueblo y su apoyo consciente a la dirección del Partido y la Revolución, bajo la guía de Fidel y Raúl. También ha sido muy importante la solidaridad internacional recibida. (24)

Como resultado de un conjunto de medidas, en su mayoría adoptadas tras un profundo proceso de discusión popular, a partir de 1994 se logró detener el desplome de la economía y comenzar su recuperación gradual, que ha tenido lugar bajo las difíciles condiciones del bloqueo, la incierta situación económica internacional y dificultades internas, por lo que no se ha podido avanzar al ritmo necesario en el desarrollo económico y social. (25)

Las transformaciones y ajustes más importantes en esa etapa tuvieron como objetivo enfrentar la crisis provocada, dando solución esencialmente a los problemas coyunturales. (26)

A la vez, se agudizaron otros problemas, como los estructurales, propios de la condición de economía subdesarrollada, que requieren de soluciones más integrales y graduales. (27)

Entre los principales problemas que se agudizaron en estos años se destacan los desequilibrios entre la disponibilidad y las necesidades de divisas; la oferta y demanda de productos y servicios; obsolescencia tecnológica, subutilización e ineficiencias de la base productiva, la infraestructura y del proceso inversionista, crecientes riesgos y daños medioambientales, así como falta de organización, disciplina, exigencia y control. (28)

Persisten limitaciones para la satisfacción de múltiples necesidades, lo que unido al impacto de la dualidad monetaria y cambiaria sobre el poder adquisitivo, ha incrementado las diferencias económicas y sociales no provenientes del trabajo aportado, que además no es adecuadamente retribuido. Han tenido lugar otros fenómenos negativos, entre ellos, los vinculados al empleo, como el éxodo de trabajadores hacia actividades de menor calificación y al exterior. (29)

Todo ello ha afectado la motivación para trabajar y ser eficientes, a la vez que se observa cierta erosión de valores inherentes a nuestra sociedad, el incremento de manifestaciones de corrupción, delitos, indisciplinas y otras formas de marginalidad social. (30)

En otro orden, se acentuó el envejecimiento y estancamiento de la población, así como sus impactos en todas las esferas. (31)

En el plano internacional se concentra cada vez más la riqueza y persiste la crisis estructural del sistema capitalista, con simultaneidad en las esferas económico-financiera, energética, alimentaria, ambiental, ética, cultural, entre otras. (32)

Al propio tiempo, tienen lugar acelerados avances en las comunicaciones, la informatización, la industria, el comercio, el transporte y otros sectores. Se observan experiencias económicas y sociales exitosas en otros países, todo lo cual proporciona significativas oportunidades para enfrentar los retos del desarrollo económico y social del país. (33)

En una proyección económica a mediano plazo efectuada en 2009, se puso de manifiesto la necesidad de abordar de modo integral la solución de las insuficiencias que impiden el desarrollo armónico y sostenible, situando la economía en el centro de la atención. (34)

Después de consultados con el pueblo, los Lineamientos, fueron aprobados por el 6to Congreso del Partido en abril de 2011. Posteriormente se refrendaron por la Asamblea Nacional. (35)

Entre las principales fortalezas con que Cuba cuenta para un desarrollo socialista próspero y sostenible se destacan: (36)

  1. La unidad del pueblo cubano, su firme y soberana decisión de ser independiente y construir una sociedad socialista. Su juventud, exponente de lo mejor de la obra de la Revolución, heredera de las tradiciones de lucha y preparada para continuar su desarrollo en las nuevas condiciones históricas. (37)
  2. Respaldo mayoritario a la dirección del Partido y al Estado Socialista, con reconocidos prestigio y honestidad, cohesionados, con un proyecto político, económico y social socialista de amplio arraigo popular, y la voluntad política de actualizar el Modelo. (38)
  3. Universalidad de la política social, que garantiza el acceso a los servicios fundamentales de educación y salud, cultura, deportes; la seguridad y asistencia sociales; importantes avances en la eliminación de todo tipo de discriminación; la tranquilidad y seguridad ciudadanas y un efectivo sistema de protección a la población. (39)
  4. La firmeza de valores esenciales del pueblo cubano, entre los que se destacan el humanismo, el patriotismo, antimperialismo, la dignidad, la elevada vocación solidaria e internacionalista y una cultura cimentada en nuestras mejores tradiciones y en las raíces éticas y espirituales de la nación. (40)
  5. Existencia de una activa y diversa sociedad civil socialista, preparada y organizada en defensa de la Revolución. (41)
  6. Capacidades potenciales de la economía cubana para lograr su desarrollo e inserción internacional competitiva, tales como los recursos humanos formados por la Revolución, con un elevado nivel de instrucción general; posibilidades del desarrollo de servicios internacionales de salud y del turismo, de fuentes renovables de energía, de producciones agroindustriales, y el nivel alcanzado por la ciencia, la tecnología e innovación en determinados sectores y actividades generadoras de alto valor agregado. (42)
  7. Amplio prestigio y reconocimiento internacional, así como provechosas y crecientes relaciones con múltiples naciones, en circunstancias en que son relevantes las relaciones sur-sur, especialmente en América Latina y el Caribe. (43)

Actualizar el Modelo es posible e imprescindible, a partir de todas las fortalezas y potencialidades, sobre la base de los principios de nuestro socialismo. (44)

> Capítulo 1. Principios que sustentan el modelo y sus principales transformaciones.

 


Espacio para Promover Pensamientos
Palabras de Fidel / Tomado de Bohemia (edición extraordinaria)

¿Cuántos fusiles traes?, pregunta Fidel a Raúl. “Cinco¨. ¡Y dos que yo tengo, siete! ¡Ahora sí ganamos la guerra!

 

Share

Deja un comentario

Your email address will not be published.