Los derechos económicos y sociales

Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista

Capítulo 4 > Epígrafe 4.1

Son materializados de modo cada vez más efectivo, de acuerdo con lo refrendado en la Constitución. (274)

El derecho al trabajo se garantiza promoviendo fuentes de empleo mediante políticas que favorecen su generación en diferentes sectores, formas de propiedad y de gestión, en función de la estrategia de desarrollo. (275)

Los servicios sociales gratuitos y subvencionados están desarrollados en la medida de las posibilidades objetivas, con justicia social y equidad. (276)

Especial atención se presta a la necesidad de que toda la población disponga de condiciones dignas de hábitat y vivienda, incluida la subvención estatal a las familias cuya situación económica lo requiera, de acuerdo con las posibilidades objetivas de la economía. (277)

Los servicios de educación y salud se garantizan a todos por el Estado gratuitamente, con estándares de calidad internacionalmente reconocidos. Se cobran aquellos complementarios y de carácter no fundamental que se determinen por este. (278)

La ley establece el carácter obligatorio del nivel educacional mínimo. (279)

Se perfeccionan permanentemente la educación y la formación de valores en las nuevas generaciones, la calificación de los obreros, campesinos, técnicos, profesionales y científicos, sobre la base del principio martiano de la vinculación del estudio y el trabajo en las nuevas condiciones, en correspondencia con las necesidades del desarrollo socialista. (280)

El sistema de educación asegura la formación de fuerza de trabajo calificada, de acuerdo con las capacidades y necesidades del desarrollo del país y de cada territorio, a partir de una adecuada formación vocacional y orientación profesional. (281)

El Estado garantiza la igualdad de oportunidades en el ejercicio del derecho de acceso a la educación superior, en correspondencia con la preparación y capacidad de los aspirantes. (282)

Las instituciones competentes aplican políticas sociales que contribuyen a la educación integral —ciudadana, cívica, ética, formal, jurídica, sexual, medioambiental, entre otras— de los individuos y las familias, y a la creación de condiciones para elevar el papel y responsabilidad de estos en su bienestar y sostén. (283)

Especial atención se presta a la participación en la vida cultural y la elevación de la cultura general, a la creación artística y literaria, la capacidad para apreciar el arte, la promoción de la lectura y al enriquecimiento de la memoria histórica y de nuestra identidad. (284)

Se cultiva el gusto por la belleza y la disposición a encontrar respuestas a las necesidades estéticas y éticas cotidianas en el diseño, donde se enlazan lo funcional y lo artístico. (285)

Están diversificadas las opciones de esparcimiento y uso del tiempo libre, que toman en cuenta los intereses, preferencias y tradiciones de los diferentes grupos de edades y segmentos de la población. Se aplican políticas que promueven el acceso de todos a productos culturales de la más alta calidad, en correspondencia con las posibilidades de la economía. (286)

La familia, la escuela, los educadores y la comunidad desempeñan un papel importante en la integralidad de la formación en valores de las nuevas generaciones, entre los cuales el Estado favorece y propicia una vinculación permanente. (287)

Se eleva la función de la familia como célula fundamental de la sociedad, en su responsabilidad por el pleno bienestar y sostén de sus miembros, así como la formación y preparación de las nuevas generaciones. (288)

Se garantiza el derecho universal a la práctica masiva de actividades físicas y recreativas; tomándose en cuenta las necesidades e intereses de los diferentes segmentos de la población. (289)

Mediante las vías de comunicación e información se accede de forma analítica, crítica y selectiva a la producción cultural, científica y tecnológica nacional e internacional, de modo que se asimila lo que tributa al desarrollo económico y social, en correspondencia con los valores de nuestra sociedad socialista. (290)

Se desarrolla integralmente el trabajo social y la labor preventivo-educativa desde la comunidad con todos los actores implicados, hasta las instancias superiores, de forma concertada y coordinada. (291)

Los subsidios se dirigen a la satisfacción de las necesidades básicas de las personas que lo requieren, en especial para la alimentación, la salud, higiene, vivienda y condiciones de vida, por estar impedidas para el trabajo, no contar con familiares que les brinden apoyo, o encontrarse en condiciones de riesgo o vulnerabilidad. (292)

Se incentiva la permanencia y retorno de las familias y los jóvenes a las comunidades rurales, con énfasis en aquellas con mayores potencialidades productivas. (293)

Es objeto de atención priorizada la situación demográfica, en función de transformar la tendencia decreciente de la población, prestándose especial cuidado a la fecundidad y la promoción de mecanismos que la estimulen. (294)

El envejecimiento de la población se aborda integralmente en todas las esferas incluidas, entre otras, la adecuación del entorno urbanístico, los servicios especializados de salud, de cuidados a la tercera edad, la satisfacción de sus necesidades y el fomento de su participación activa en la vida social y económica, estimulándose el empleo de todas las personas aptas para trabajar. (295)

El Estado promueve acciones para satisfacer las necesidades sociales y económicas de todos los segmentos poblacionales, en particular las mujeres, adultos mayores, la niñez, la juventud y adolescencia; así como para prevenir y enfrentar todas las formas de discriminación y manifestaciones de violencia en las relaciones interpersonales. (296)

Se asegura la prestación subvencionada de servicios de cuidados a las personas que los necesitan, a través de instituciones de diferentes formas de propiedad y de gestión. (297)

La elevación de las condiciones de vida es un objetivo prioritario permanente, con énfasis en la alimentación, el acceso al agua potable, el transporte público, la vivienda, la cultura, el deporte, las actividades físicas y la recreación, a los servicios de cuidados y de apoyo al hogar, entre otras. (298)

> 4.2. El trabajo como fuente de bienestar y prosperidad.

 


Espacio para Promover Pensamientos
Palabras sobre Fidel / Tomado de Bohemia (edición extraordinaria)

La participación personal de Fidel en los combates fue muy activa; lo mismo estaba en la primera línea de fuego, que daba indicaciones a un combatiente en particular, que transmitía órdenes a jefes de diferentes tropas y frentes, que negociaba una rendición con simples o importantes jefes del enemigo. Esta práctica demuestra su peculiar capacidad para combinar el ejemplo personal en los combates, con la dirección de lo táctico y lo estratégico; de moverse en la acción y el pensamiento de lo primero a lo segundo y viceversa, o incluso, simultanearlos.

 

Share

Deja un comentario

Your email address will not be published.