Principios de nuestro socialismo que sustentan el Modelo

Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista

Capítulo 1 > Epígrafe 1.1

A continuación se expresan sintéticamente pautas, organizaciones, normas y conceptos básicos, que resumen características fundamentales del ideal de sociedad socialista forjado durante la Revolución. (55)

Sintetizan la continuidad de las bases esenciales de nuestro socialismo, sobre las cuales se erige conceptualmente el Modelo actualizado. (56)

Son resultado de nuestra historia, del legado martiano, el marxismo y el leninismo, el pensamiento y acción de nuestro líder histórico, la obra del Partido y la Revolución. Se destacan los siguientes principios: (57)

  1. La dignidad, igualdad y libertad plenas del ser humano, portador de nuestra cultura, identidad y valores como el humanismo, la honradez, la honestidad, la modestia, la laboriosidad, la responsabilidad, el altruismo, el desinterés, el heroísmo, el patriotismo, audacia, antimperialismo, la solidaridad y el internacionalismo, para su realización individual y colectiva. Todo ello, en contraposición al egoísmo, el individualismo y el consumismo enajenante y depredador. (58)
  2. El papel dirigente del Partido, único y vanguardia organizada de la nación, martiano, marxista, leninista y fidelista, fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, expresión de la unidad del pueblo en torno a la dirección de la Revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes. (59)
  3. La democracia socialista sobre la base del poder soberano del pueblo, del que dimana todo el poder del Estado socialista, ejercido directamente o por medio de las asambleas del Poder Popular y demás órganos del Estado que de ella se derivan, en la forma y según las normas fijadas por la Constitución y las leyes. (60)
  4. El Estado socialista es garante de la libertad, la independencia, la soberanía, de la participación y control populares, de la preservación de la identidad nacional, el patrimonio del pueblo, el fortalecimiento de la cultura, el desarrollo del país y demás conquistas. (61)

Garantiza los derechos y deberes individuales y colectivos, el respeto a la ley y las normas de convivencia, a las opiniones de los ciudadanos, el acceso a la justicia, el tratamiento con imparcialidad de las reclamaciones y la debida respuesta. (62)

  1. La propiedad socialista de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción, forma principal de la economía nacional y del sistema socioeconómico, base del poder real de los trabajadores. (63)

De ella se deriva la condición de propietario común de todo miembro de la sociedad cubana, garantizada por su relación con los medios fundamentales de producción a través del Estado socialista, la que le otorga derechos y deberes respecto a los fines, la participación en la conducción, control y cuidado de los mismos. (64).

Esta condición ratifica y legitima sus derechos a participar en las principales decisiones sobre el uso de la riqueza creada con estos medios y ser beneficiarios de la misma, incluida la que se destina a los servicios sociales universales y gratuitos, así como a otros beneficios y subvenciones. (65)

  1. La defensa y la seguridad nacional constituyen objetivos esenciales para garantizar la preservación del sistema político, económico y social cubano, a los que se les brinda la máxima atención; la guardia revolucionaria no se descuidará jamás. La historia enseña con demasiada elocuencia que los que olvidan ese principio no sobreviven al error. (66)
  2. La planificación socialista, vía principal de la dirección de la economía para impulsar el desarrollo socialista. (67)
  3. El reconocimiento moral y jurídico de la igualdad de derechos y deberes de la ciudadanía y las garantías para hacerlos efectivos con equidad, inclusión y justicia social, expresados en la igualdad de oportunidades, y el enfrentamiento a toda forma de discriminación por color de la piel, género, identidad de género, orientación sexual, discapacidad, origen territorial y nacional, creencia religiosa, edad y cualquier otra distinción lesiva a la dignidad humana. (68)

Entre ellos se destacan, el derecho al trabajo, la salud, la educación, a la seguridad ciudadana, la información, la comunicación social, al descanso, la cultura, el deporte, al sistema de seguridad y asistencia sociales. (69)

Asimismo, el derecho a trabajar por una vivienda decorosa, para lo cual se crean las condiciones necesarias y se proporciona apoyo social a quien realmente lo necesita. (70)

Todas estas conquistas garantizan que ninguna persona quede desamparada. (71)

El derecho a la defensa de la independencia y la patria socialista, constituye el más grande honor y deber supremo. (72)

Son relevantes los deberes cívicos y sociales, entre ellos, cuidar la propiedad pública y social, acatar la disciplina del trabajo, respetar los derechos de los demás, contribuir según corresponda, al sostenimiento de los gastos sociales y observar las normas de convivencia socialista. (73)

> 1.2. Transformaciones principales del Modelo.


Espacio para Promover Pensamientos
Palabras de Fidel / Tomado de Bohemia (edición extraordinaria)

No, no estamos cansados. Después de veinte meses nos sentimos firmes y enteros como el primer día. No queremos amnistía al precio de la deshonra. No pasaremos bajo las horcas caudinas de opresores innobles. ¡Mil años de cárcel antes que la humillación! ¡Mil años de cárcel antes que el sacrificio del decoro! Lo proclamamos serenamente, sin temor ni odio.

 

Share

3 comentarios

    • Juan Antonio Parra Martinez on 20 septiembre, 2016 at 3:07 pm
    • Responder

    Es necesario que todo el pais discuta y apruebe una ley sobre las normas de la convivencia socialista, en la que estaran expresadas todos los principios de la democracia socialista cubana, asi como la regulacion de las relaciones interpersonales basadas en la Etica del ser, y en la activa participacion de todos los ciudadanos en los asuntos del Estado. El BUROCRATISMO, es un factor deslegitimador del Sistema Politico Cubano, por tanto, se impone que el PCC, y todas las instituciones del pais arranquen de raiz esta practica politica de las instituciones.

    • Juan Antonio Parra Martinez on 20 septiembre, 2016 at 3:13 pm
    • Responder

    Sin democracia socialista participativa cubana no hay realizacion de las normas de convivencia socialista. Es el factor que tenemos que perfeccionar, por eso es bueno que el PCC convoque a la discusion y aprobacion de una Ley sobre la Convivencia Socialista, aunque la misma traiga como resultado ajustes y cambios en leyes recientemente aprobadas como el Codigo del Trabajo.

    1. Hola Juan:-)

      Creo que en Cuba existen un sin número de normas que prácticamente lo regulan todo. Pasa que no se ha instruido al pueblo lo suficiente, como para que esas normas se noten en la práctica. Es decir, en muchos aspectos el asunto no estriba en normar, sino en cumplir y hacer cumplir.

      Saludos;-)

Deja un comentario

Your email address will not be published.